Pero para entender este fenómeno. El camino a Marte pasa por Huelva